Funciones del Consulado

Las funciones principales del Consulado General de la República Dominicana en Italia son las siguientes:

1. Desempeñar las funciones públicas en representación del Estado Dominicano que hayan de realizarse dentro de la jurisdicción de esta Misión Consular, ante las autoridades italianas y particulares, prestando especial atención a las que afectan a los nacionales dominicanos.

2. Representar los intereses comerciales de la República Dominicana.

3. Proteger en Italia los intereses de la República Dominicana y de sus ciudadanos, dentro de los límites establecidos en el derecho internacional.

4. Impulsar el desarrollo de las relaciones económicas, comerciales, culturales, científicas y amistosas entre República Dominicana e Italia.

5. Informar periódicamente a las autoridades dominicanas sobre las condiciones comerciales, económicas, culturales y científicas de la jurisdicción de esta Misión Consular.

6. Realizar las funciones de Notario, Registro Civil y otras atribuciones, tomando en cuenta que sean apegadas a las leyes dominicanas, siempre que no se opongan a la legislación italiana.

7. Emitir documentos de viaje, pasaportes a los dominicanos, visados y otras documentaciones similares a las personas que desean viajar a la República Dominicana.

8. Cuidar de los intereses de los dominicanos, especialmente de los menores y de personas con discapacidad, tomando en cuenta los límites de la legislación italiana.

9. Velar por los intereses de los dominicanos en términos jurídicos y naturales en los casos de sucesión cuando se produzcan fallecimientos en el territorio italiano.

10. Representar a los dominicanos ante los tribunales y otras autoridades, de acuerdo con los procedimientos y práctica de la legislación italiana vigente.

11. Ejercer todas las funciones que le confiere el Estado dominicano siempre que no se opongan a las leyes italianas ni a los tratados internacionales de los que República Dominicana forma parte.

Fuente: Tercera Edición del “Manual Consular” de Gloria Milán y Lugo, 2004, páginas 43 y 44.